3 Pensamientos sobre el Prisionero X

Home  /  Noticias  /  Current Page

Los intentos de amordazar una historia de espionaje. No es de extrañar que la historia de "Prisionero X" haya capturado la atención de los medios de comunicación del mundo. Aquí hay un par de ideas sobre lo que hemos visto hasta ahora.

 

Comunicado del 13 de Febrero del 2013
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.
 
 
No es de extrañar que la historia de "Prisionero X" haya capturado la atención de los medios de comunicación del mundo. Aquí hay un par de ideas sobre lo que hemos visto hasta ahora.
 
 
1. No puedes taparlo:
 
Una cosa es clara, sin embargo. Los intentos del Gobierno de Israel de aplastar la historia han fracasado y han llamado más la atención. El secreto de sumario que pretendía amordazar a la prensa israelí ha demostrado ser un instrumento contundente e ineficaz. Para algunas personas que leían tanto la versión en inglés de Haaretz como el International Herald Tribune, fue sorprendente encontrar que mientras que Haaretz estaba sujeto a restricciones de publicación, el IHT no tenía ese problema con la  historia del "Prisionero X".
 
En la era de las comunicaciones globales, es prácticamente imposible evitar la filtración de información en algún lugar y los medios de comunicación israelíes son muy adeptos a informar lo que los medios de comunicación extranjeros están publicando, con el fin de eludir la limitada censura  que existe cuando se trata de asuntos relacionados con la seguridad nacional.
 
2. Menos es más:
 
Intriga, espías, el Mossad – todos los ingredientes de una aventura del estilo Bond. Y para colmo, la posibilidad de especular o tejer teorías conspirativas que rodean el comportamiento israelí. En efecto, en este caso, menos es más. La historia parece tener extensiones creciendo precisamente debido a la falta de información y el misterio involucrado.
 
Añadiendo a esto el hecho de que la mayor parte de la historia se fundamenta en un único informe de noticias australiano que se basa en fuentes anónimas y el "análisis de experto" de un ex agente de inteligencia australiano que también depende de conjeturas especulativas.
 
3. Responsabilidad periodística?
 
Cuando Julian Assange publicó material clasificado en su sitio Wikileaks, su cruzada por la "transparencia" mostró poco respeto por las personas cuyas identidades fueron expuestos, incluyendo agentes de inteligencia e informantes. Muy probablemente, algunas de estas personas pueden haber perdido incluso sus vidas como resultado de esta exposición en internet.
 
En el 2009, el periodista australiano de Fairfax, Jason Koutsoukis, investigó a Ben Zygier – conocido como el "Prisionero X" – y dice que tres australianos con ciudadanía israelí conjunta estaban, supuestamente, trabajando para el Mossad y vendían productos electrónicos a Irán a través de una empresa con sede en Europa. Cuando Fairfax publicó su historia en el año 2010, no expuso a la "compañía encubierta del Mossad".
 
Koutsoukis no ha revelado qué se trataba. ¿Podría ser que él vio el panorama y decidió no exponer una operación israelí contra el programa nuclear de Irán? Si este es el caso (y una vez más, sólo podemos especular), entonces Koutsoukis pudo haber estado priorizando su responsabilidad por sobre el bien común que hubiese sido la publicación de la historia completa.
 
Del mismo modo, los periodistas israelíes, hasta el punto en que se levantó  parcialmente el secreto de sumario, estuvieron de acuerdo con las instrucciones de las autoridades israelíes de no publicar. No por ninguna simpatía con la censura o restringir la libertad de expresión, sino por un profundo sentido del patriotismo y el reconocimiento de que a veces la seguridad del Estado y la responsabilidad de los ciudadanos a defenderse supera la libertad de publicación y expresión.
 
***
 
Tal vez este caso ha provocado la ira de algunos políticos israelíes y de la prensa, ya que es, afortunadamente, tan inusual para una orden de silencio dramático a realizar en un país con una tan libre y vibrante prensa. No podremos nunca saber la historia completa detrás del  asunto del "Prisionero X"  pero usted puede apostar que los medios de comunicación, tanto israelíes como extranjeros, no dejarán de tratar de averiguarlo todo.
 
 
 

Share and Enjoy


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.